Temática Oscura y de terror V: Gatos

Aunque la simbología de nuestros queridos amigos los mininos se extiende más allá del género del terror por su carácter místico y especial, su presencia en la literatura merece que nos detengamos en ellos.

El gato siempre ha sido considerado como un ser especial, casi divino. Su gracilidad al desplazarse y sus enormes ojos han convencido al hombre de que se trata de una criatura especial, capaz de captar el alma o ver a través de ella. En el antiguo Egipto ya se consideraban animales sagrados y, aunque su popularidad ha presentado altos y bajos a lo largo de la historia, en la actualidad, vivimos de nuevo su auge. Y es que, ¿por qué a pesar de sus gracietas y expresiones, existe gente que les sigue teniendo miedo o respeto?

Existen tres factores fundamentales para que el gato haya adoptado un carácter maligno en la literatura. La tradición literaria respecto a los personajes gatunos es clara: seres maliciosos, burlones, que engañan y, en algunos casos, muy cercanos al diablo.
Esto se debe, principalmente, a que nunca se les ha podido considerar un animal doméstico como tal, ya que no son seres sumisos y son muy independientes. La relación que han establecido con los humanos en el tiempo es de asociación y no de vasallaje, lo que los convierte en animales semisalvajes e impredecibles.
Como ya hemos mencionado, su manera única y elegante de desplazarse nos evoca a una criatura especial y esto, unido a su adorable aspecto y, sobre todo, a la belleza de la expresión de sus ojos, resulta un imán para nosotros. Sin embargo, debajo de esta apariencia tierna o mística, se halla una criatura que con sus uñas puede hacer mucho daño y es que, cualquiera que tenga gatos, ha sufrido las consecuencias de un comportamiento pesado y cansino sobre ellos. Acostumbrados a hacernos con todo y a someter todo lo que haya a nuestro alrededor, el hecho de que el gato se defienda y nos hiera, a pesar de que nuestra intención solo sea la de mostrarle cariño, le ha conferido esa visión de traicioneros y de animales de los que no te puedes fiar (aunque esto no se corresponda en nada a la realidad).

En la literatura, esto se manifiesta en los diferentes personajes que, a lo largo del tiempo, han ido apareciendo. Desde el gato de Cheshire de Alicia en el País de las maravillas, hasta el Gato negro de Edgar Alain Poe, todos y cada uno de ellos simbolizan la burla, la ironía y la paradoja. El gato se describe, inconscientemente, como un ser inteligente, en la mayoría de las ocasiones, mucho más que los humanos y esto le permite dominarlos y manipularlos a su antojo. Y como ocurre con todo aquello que no podemos controlar, se le consideró un ser maligno, próximo al diablo y a la oscuridad, también, en parte, por su naturaleza nocturna y cazadora. De esta manera, cada vez que aparece un gato en un relato, percibimos esa esencia mística, aunque, en la actualidad, su figura puede representar tanto el bien como el mal, ya que no debemos olvidar que la literatura es la manifestación de las ideas y las vivencias de una época. El anteriormente mencionado auge de estos animales ha conseguido que su presencia deje de ser interpretada como un mal augurio o algo negativo, aunque en la literatura oscura y de terror, sigue siendo uno de sus mayores exponentes.

Siervos del demonio, de las brujas, traicioneros y seres que se desplazan en la oscuridad, que espían a través de sus grandes y brillantes ojos el devenir de las personas… Si te encuentras con un personaje gatuno en el género del horror no te extrañes, pues si aparece, seguro que el mal o los espíritus rondarán cerca.

Espero que te haya gustado esta entrada y, si eres dueño de uno de estos adorables mininos, abrázalo y no tomes a mal esta exposición. Recuerda que la literatura reúne la cultura y el gato, por suerte o por desgracia, tiene mucho que contarnos. Si te ha gustado esta entrada y quieres estar al tanto de la temática oscura y de terror y de otros temas literarios, no olvides suscribirte al blog.

¡Un saludo!

3 Comments on “Temática Oscura y de terror V: Gatos

  1. ¡Estupenda entrada, Vero! Los gatos siempre me han parecido adorables y misteriosos por igual. Es muy cierto que en ocasiones la literatura ha hecho de ellos seres malignos, sobre todo, autores como Poe. Ya te contaré algún día lo que me pasó una noche con un gato un día después de haber leído el celebérrimo “El gato negro” de Poe… Sólo te adelanto que fue escalofriante, ja, ja, ja.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Muchas gracias Noemí! Estos animalitos tan independientes y curiosos han sufrido mucho la incomprensión humana, pero bueno, en los últimos tiempos parece que está cambiando el asunto, aunque se les sigue utilizando muy frecuentemente en la literatura oscura y de terror jeje

      Espero conocer pronto esa historia jajaja ¡Un abrazo! 💜

      Me gusta

  2. Reblogueó esto en LITERARTy comentado:

    ¡Viernes 13! Hoy compartimos una entrada sobre unos animalitos que no suelen faltar en la temática oscura y de terror…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: