WRITOBER 2020 / 1. LUNA

Las viejas del pueblo siempre advertían que cuando la luna se mostraba amarilla no había que salir de casa. Las ventanas debían cerrarse y las cortinas correrse, pues seres malignos salían para bañarse con la luz enfermiza y para alimentarse de almas o de carne humana. Era mejor resguardarse y esconderse hasta que llegara el día.

Pero esos cuentos de ancianas no tenían credibilidad alguna para un chico de ciudad como él. Era verano, hacía mucho calor y no pensaba asarse por culpa de las locas creencias de su abuela. La luna estaba amarilla, sí, como un queso enorme y redondo, y su luz brindaba a las calles del pueblo un aspecto fantasmagórico. Seguro que una foto le reportaba una buena cantidad de corazones en Instagram.

Tecleando el pie de imagen en su móvil mientras regresaba a la cama, no se percató de que algo más que los tejados de las casas aparecía en la fotografía, hasta que esta no cargó por completo. Miró asustado a la ventana, pero no vio a nadie, aunque no recordaba haberla cerrado.

¿La había cerrado?

Intentaba recordar lo inmediato cuando el crujido del armario frente a su cama lo sobresaltó. Lo contempló irritado, en la oscuridad se distinguía la forma por la luz que entraba por el cristal, y se dispuso a contestar los comentarios de sus seguidores.

En un momento dado, alzó la cabeza distraído y su piel palideció de golpe. Delante del armario, una figura negra de forma indefinida aguardaba. Un débil brillo iluminaba dos esferas negras, como canicas relucientes; pupilas dilatadas que se clavaban a él. Sintió miedo, y una voz en su interior le dijo que, quizá, si perdía el alma, no doliera demasiado. Sin embargo, el sonido de un relamido, el olor a hierro y un largo punzón en la mano le revelaron que su abuela, ahora perfectamente reconocible al adaptarse su vista a la oscuridad, lo iba a castigar bebiéndose su sangre. Si él no había creído en historias de viejas, nadie creería en cuentos de brujas.

©2020, Verónica Monroy

La imagen utilizada para ilustrar este relato pertenece a su respectivo autor y se ha utilizado sin ninguna modificación ni con fines comerciales.


Mis Obras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: