WRITOBER 2020 / 16. SONRISA

Sonríe, sonríe, sonríe… ¿Alguna vez habéis soportado al pesado de turno pidiéndote que sonrías todo el rato en las fotos? ¿Por qué? ¿Por qué hay que sonreír si no se siente? ¿Es mejor esa imagen de falsa felicidad a una más sincera?

En mi familia siempre he sufrido a los «tontos de la sonrisa». Mi madre, mi tía; ahora mi cuñada, mi suegra… incluso mi novia. Ya lo decía mi padre enfermo: «Si fuera por mí, les cosía la boca. Siempre enseñando los dientes, con esa sonrisa cínica que nadie se cree. En realidad, son todos unos infelices, por eso obligan a los demás a sonreír, porque no desean ver reflejados en otros sus verdaderos sentimientos».

A mí tampoco me gusta sonreír. No me gusta, es un gesto que veo innecesario y que creo que debe salir espontáneo. Sé, por experiencia, que las peores aberraciones se cometen con una sonrisa en los labios. Los que van de bondadosos, como esos malditos curas del colegio, esos son los que más sonríen.

Estoy harto de sonrisas. Mi padre no pudo cumplir sus deseos, pero yo… ¡Oh! Yo, sí.

Es Noche Buena y el alcohol ha ocultado sin problema el sabor de los narcóticos. Tengo varias horas por delante hasta que sea Navidad, así que me dará tiempo a preparar a la perfección la foto navideña de este año.

Uno a uno, los voy colocando en las sillas, los ato para que no se desequilibren y caigan y preparo el trípode con la cámara al frente. Yo me ajusto la corbata y aguanto el control remoto en una de mis manos mientras poco a poco se desperezan. Los gimoteos, al principio, son tenues, pero cuando descubren que están atados y tienen los labios cosidos intentan gritar sin éxito. Eso me divierte, ahora saben lo que se siente cuando te obligan a sonreír después de haberte tapado la boca.

Con el último de ellos ya despierto, me yergo en el asiento, preparo el control y esbozo una amplia sonrisa mirando a la cámara.

—¡Sonreíd!

©2020, Verónica Monroy

La imagen utilizada para ilustrar este relato pertenece a su respectivo autor y se ha utilizado sin ninguna modificación ni con fines comerciales.

Si te ha gustado, no dudes en darle like, comentar o compartirlo. ¡Gracias por leer!


Mis Obras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: