LITERARTOBER 2021/10. RECUERDO

Recuerdo

Su recuerdo era tan intenso que no podía dejar de verla. Habían transcurrido algunos meses desde que falleció, pero casi desde el día siguiente el recuerdo de su madre se presentaba. La recordaba siempre, siempre, siempre e, incluso, podría jurar que hasta era capaz de oír su voz firme y exigente. Debía reconocer que con ella nunca fue libre, pues siendo su hijo menor su sobreprotección rozaba los límites de un control despiadado.

Que si haz esto, que si haz lo otro. Oía sus imposiciones con claridad, aunque ya no se encontrara entre los vivos. Su recuerdo era insistente y, como un martillo, taladraba su mente sin descanso. Solo cuando obedecía, su visión desaparecía, por lo que, en palabras del psicólogo, tenía que ver con la relación de dependencia creada durante tantos años y el duelo.

Pero ¿qué duelo? Si tan solo quería librarse de ese maldito recuerdo. Deseaba empezar a vivir y no oírla más; ni siquiera los antipsicóticos hacían efecto. No se iba, ¡no se iba! ¿Qué podía hacer?

Un cambio, eso. Un cambio quizá podía ayudarle. Se buscaría un empleo en otra ciudad, con lo ahorrado otro piso, conocería gente… se alejaría de todo lo relacionado con su recuerdo. Esa sería la solución. Convencido, se propuso sacudir su vida para reaccionar, y lo logró.

.

Pasaron años en los que no volvió a sufrir el recuerdo de su madre. Con un nuevo trabajo, casa y hasta pareja, se sentía completo y realizado… hasta que un día regresó de la peor manera. Sentada en un banco, pálida como la cera y trajeada de negro, la vio sentada en el banco de un parque mientras paseaba con su novia. La ignoró, intentó ignorarla, aunque no sirvió.

En su sofá, cubriéndose el rostro para no ver el horrible rostro que ahora presentaba, escuchaba.

«Se ha quedado embarazada para engancharte y luego se irá con otro. Lo sabes bien. Acaba con ella antes de que te engañe». Y así se repitió todos los días hasta que, armándose de valor, agarró un cuchillo y tomó una decisión.

©2021, Verónica Monroy

📷 Mi instagram.

La imagen utilizada para ilustrar este relato pertenece a su respectivo autor y se ha utilizado sin ninguna modificación ni con fines comerciales.

Si te ha gustado, no dudes en darle like, comentar o compartirlo. ¡Gracias por leer!


Mis Obras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: