LITERARTOBER 2021/15. INFIERNO

Infierno

—¿Qué es el Infierno, mamá?

Arqueó una ceja y miró a su hijo con extrañeza, mientras recogía los platos del desayuno. Siempre había sido un niño muy listo, por lo que, a decir verdad, tampoco era tan raro que le formulara una pregunta como esa.

—El Infierno… —comenzó con la mirada perdida, como si intentara recordar un discurso largamente repetido— es un lugar al que van las almas de aquellos que han actuado mal en la vida.

—Ah, ¿te refieres a las personas malas?

Se quedó un momento en silencio. Dudó.

—No —contestó al fin—. No todos los que acaban en el Infierno son malas personas.

En ese momento, la alarma del reloj la avisó de que su nuevo novio estaría al caer. Tenía muchas ganas de estar con él, aunque con el niño presente…

De pronto, sintió remordimientos y algo en su interior le advirtió de que verse a solas con él más tarde tampoco era tan malo. Sin embargo, actuando casi como una autómata, instó a su hijo a prepararse rápido para ir a la escuela.

—Vas a llegar tarde, date prisa.

—Pero, mamá, aún es pronto.

—No es pronto, vas a llegar tarde. ¡Rápido! No quiero que me llame tu profesor. ¡Venga, venga!

El niño obedeció, su madre le colocó la mochila con urgencia y lo llevó hasta la puerta.

—Date prisa, no llegues tarde —le repitió.

En cuanto doblara la esquina, su novio, que ya esperaba cerca del jardín, podría entrar en casa.

El chico corrió y corrió todo lo rápido que pudo, animado por su madre, cuando el chirrido de unas ruedas quemando el asfalto lo inundó todo. Un golpe y el cuerpo del niño cayó a varios metros bajo el chasquido de unos cristales y el alma de su madre. Llorando se miró las muñecas y vio las largas rajas que las surcaban. Entonces, su conciencia despertó durante unos minutos para recordarle qué era todo aquello y que se preparara, pues estaba condenada a repetir esa escena una y otra vez en un bucle infinito de culpa y muerte en el mismísimo Infierno.

©2021, Verónica Monroy

📷 Mi instagram.

La imagen utilizada para ilustrar este relato pertenece a su respectivo autor y se ha utilizado sin ninguna modificación ni con fines comerciales.

Si te ha gustado, no dudes en darle like, comentar o compartirlo. ¡Gracias por leer!


Mis Obras

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: