LITERARTOBER 2021/20. IRA

Ira

Elena y Arturo siempre habían querido tener hijos, pero después de innumerables tratamientos, acabaron por aceptar que no podrían ser biológicos y que su sueño solo se cumpliría por la vía de la adopción.

Fueron muchas las entrevistas hasta que Elena, durante una visita, se quedó prendada de una niña preciosa que jugaba en su habitación, impasible ante la llegada de posibles adoptantes. Sin embargo, en el centro la advirtieron de que esa chiquilla tan bonita ocultaba un lado oscuro, una agresividad que explotaba en brotes de ira sin dar previo aviso. Era peligrosa.

A pesar de ello, Elena no se la podía quitar de la cabeza. Tan preciosa, tan divina, tan serena… ¿Cómo era posible que un ser tan bello pudiera ser peligroso? Dicha idea no tenía lugar en su pensamiento y su determinación e insistencia lograron que Ari, como así la llamaron, fuera finalmente adoptada.

Ambos padres estaban encantados con su hija. No entendían ni comprendían cómo un centro tan prestigioso podía haber mentido tanto sobre ella. Alguna vez Elena la reprendió por corretear por la noche, y no se enfadó. Arturo, en algún momento, la regañó por cruzar la calle sin mirar, y no se enfadó. La educaban sin prescindir de una justa disciplina, y Ari no se enfadaba.

Hasta que un día, cuando la pequeña cumplió ocho años, su madre le preguntó:

—Cariño, ¿sabes si estás bautizada?

En ese momento, la mirada de Ari cambió.

—¿Por?

—Porque queremos que vayas a catequesis, pero para hacer la comunión tienes que estar bautizada.

—No.

—¿Cómo que no?

—¡HE DICHO QUE NO!

Elena cayó de espaldas, asustada por la voz gutural que brotó de la garganta de su hija. Su rostro se había ensombrecido y demacrado, su expresión era agresiva. Amenazante, Ari se acercó a ella.

Arturo llegó de trabajar y se dirigió al salón, como siempre, para saludar a su mujer e hija. Pero la escena que encontró fue bien diferente. Elena yacía con la cabeza destrozada sobre la mesa; Ari, sobre una silla, tenía las manos cubiertas de sangre y lo miraba llena de ira.

©2021, Verónica Monroy

📷 Mi instagram.

La imagen utilizada para ilustrar este relato pertenece a su respectivo autor y se ha utilizado sin ninguna modificación ni con fines comerciales.

Si te ha gustado, no dudes en darle like, comentar o compartirlo. ¡Gracias por leer!


Mis Obras

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: