Elemento Sánitis

Nadie puede negar el carácter benevolente de Sánitis, el sanador, quien cura las heridas del cuerpo y el corazón. De esencia generosa, tu presencia tiene un efecto calmante en quienes se encuentran a tu alrededor. Tienes la habilidad de tranquilizar con la mirada y alegrar con la sonrisa. Odias la confrontación y crees fervientemente en que el diálogo es el mejor medio para resolver los conflictos. Sin embargo, por tu carácter tímido e introvertido, muchos no llegan a escuchar tus buenos consejos. Entonces te sientes poco valorado, aunque rápido se te pasa porque en ti no tiene cabida el rencor. Piensas que los sentimientos negativos lo único que consiguen es abrir más heridas, así que procuras por todas las formas descartarlos de tu vida. Nunca tienes una mala palabra y pretendes no ofender nunca, pero Sánitis, esto no siempre puede conseguirse, y es por eso que algunos pueden considerarte un «bienqueda».

Te gusta querer y te gusta que te quieran, tienes un don natural para cuidar de los demás y sueles ser correspondido del mismo modo. Y sí, eres de los que opinan que el amor es la fuerza que lo mueve todo. Tu amabilidad no te la reservas solo para los más cercanos. A ti no te importa quién te lo pida, si alguien necesita ayuda, allí estará para prestarla, aunque luego no te lo agradezcan. Claro que tú no actúas para buscar reconocimiento, ¿verdad? Lo haces porque te nace, porque eres así. Quizá no sepas defenderte muy bien por tu poco gusto por las peleas, pero tus acciones consiguen que muchos te aprecien y jamás te faltará quien te proteja. Y, aunque alguien consiguiera herirte, es muy difícil derrotarte, porque perdonarás, siempre perdonas, manteniendo sana e inquebrantable tu conciencia.

Virtudes: amables, generosos, siempre dispuestos a ayudar y escuchar.
Defectos: bienquedas, poco sinceros por temor a no herir, no saben defenderse.

¿Quieres conocer personajes de Umbra? ¡Puedes hacerlo leyendo Aglacei!

A %d blogueros les gusta esto: