Elemento Spíritum

Spíritum, conectado con todo lo existente, enlaza lo material y lo inmaterial. Sensitivo, perceptivo, misterioso. Quienes te conocen creen que tienes un don para conocer a los demás, puesto que cuando hablas con alguien parece que te adentras en sus pensamientos. Comprendes las emociones, aunque esto no significa que aceptes todas debido a que eres vulnerable a las negativas hasta el punto de que pueden corromperte. Por ello, puedes ser lo mejor y lo peor a la vez, capaz de grandes acciones y de grandes atrocidades. Soñador, callado e introvertido, siempre abierto a las emociones que el mundo te pueda ofrecer.

Eres muy intuitivo y también muy reflexivo. De hecho, te fijas siempre en los pequeños detalles, por lo que algunos te consideran excéntrico y raro. Tu meta fundamental es conocerte a ti mismo para nunca rendirle cuentas a tu conciencia. Capaz de experimentar sensaciones que otros no podrían imaginar, sabes canalizar la energía y distingues a la perfección las buenas y las malas influencias. Y no, no es porque seas crédulo, sino porque tienes la certeza de que no todo lo existente es visible, pero sí sensible. Es más, captas la esencia de todo cuanto te rodea, ya sea de los vivos y de los mal llamados muertos, de la dimensión vital y de la dimensión de quienes dejaron atrás la carne. Spíritum, el espiritual, el que conecta las almas; siempre presente, cercano y lejano, el que conoce el poder del espíritu.

Virtudes: intuitivos, sensitivos, su conocimiento hace que adivinen el pensamiento de los otros.

Defectos: corruptibles por la negatividad, tendencia a la excentricidad, muy callados.

¿Quieres conocer personajes de Umbra? ¡Puedes hacerlo leyendo Aglacei!

A %d blogueros les gusta esto: