Errores de ortografía y redes sociales

Típico. Te despiertas, preparas tu día, te sientas para tomarte tu café (o tu colacao, que también está muy bueno) y el desayuno, mientras consultas tus redes sociales. No pasará mucho tiempo cuando… ¡Oh! ¡Sorpresa! ¡Una falta de ortografía! Y luego otra… y luego otra… y luego otra… Así, hasta que te cansas y comienzas a leer otra cosa.

Recuerdo cuando estuve haciendo las prácticas en un centro concertado como profesora de lengua y hablaba a mis alumnos sobre este tema: las faltas de ortografía en las redes sociales. No tardó mucho tiempo en crearse el debate entre los chicos, ya que todos, en mayor o menor medida, coincidían en una imagen negativa sobre aquellos que las cometían. Seguro que más de uno lo haría en casa, pero en clase jamás, jamás lo reconocerían.
Yo les instaba a que se atrevieran a reconocerlo y algunos, no sin visibles dudas, acababan revelando que lo hacían, aunque siempre matizaban que lo hacían a propósito. Incluso aquellos que podían considerarse los más “pasotas” de la clase, cuando afirmaban que ellos sí cometían esas faltas, lo hacían con una sonrisa nerviosa. No se daban cuenta de que en esa risilla nerviosa desvelaban el mismo sentimiento de vergüenza que tenían todos los demás.
Creedme, no importa si los alumnos se esfuerzan o no, si son responsables o no hacen nada, si les gusta la asignatura o por el contrario no quieren saber nada. Todos (y cuando digo todos, me refiero a todos sin distinciones) tienen una visión negativa de las faltas de ortografía. Esto ocurre porque, tal y como les expliqué, la ortografía no deja de ser un agente distinguidor en la sociedad.
El ser humano es sociable por naturaleza y lleva “marcado a fuego” en sus genes el relacionarse e interactuar con el mundo que le rodea. Así, al vivir en sociedad, siempre habrá factores que distinguirán a unos miembros de los otros. No tiene nada que ver con la igualdad de derechos, ya que ese es otro tema aparte. Más bien, tiene que ver con cómo nos relacionamos con el resto y por qué establecemos relaciones con algunas personas y no con otras y la respuesta la encontramos en los estratos sociales. La realidad es que todos queremos ser “bien vistos” por el resto, ser reconocidos y aceptados, sobre todo por la “clase alta”.

La lengua es un factor muy importante que distingue a los miembros de una sociedad y el cómo se desarrolla en los diferentes ámbitos de esta  es estudiado por la sociolingüística.
Resumiendo y retomando el tema que nos ocupa, los estudios demuestran que las “clases altas” utilizan una variedad lingüística más cercana al estándar o lo que también se conoce como variedad culta. Algunas características de esta variedad es el uso de léxico más complejo, buen uso de las estructuras sintácticas y, sobre todo, la carencia de faltas de ortografía. Un hablante culto no escribirá tal y como se escuchan las palabras, sino tal y como se leen.
Por ello, al ser una característica tan representativa de esta clase social, la ortografía se convierte en un elemento discriminatorio y así lo sentimos los hablantes. Querer ser reconocido en sociedad viene implícito, necesariamente, en la aceptación de esa clase social “alta”, aquella que dirige el mercado laboral, que está presente en los servicios y que usan médicos, abogados y demás personas con las que tenemos que relacionarnos día a día y con las que tendremos que establecer relaciones si queremos avanzar en la vida. La comunicación plena, en definitiva, pasa por un buen uso de la lengua y la ortografía resulta fundamental para poder entendernos.

Con esta explicación, les mostré a mis alumnos el por qué sienten esa “vergüenza” inconsciente cuando se trata de reconocer que cometen faltas de ortografía. Desde pequeños se les enseña a no hacerlo para que puedan comunicarse mejor con el resto y, cuando pasan a la adolescencia, las modas y la búsqueda de su propia identidad hace que se rebelen contra esto para destacar. Sin embargo, no se borra nunca esa risa nerviosa y ese rubor al hablar de este tema porque, ellos mismos condenan y se ríen de aquellos que escriben con errores ortográficos. La globalización que han logrado internet y las redes sociales cada vez ejerce más presión sobre los hablantes de una lengua y aquellos que no siguen la norma son criticados y rechazados, por mucho que se esfuercen en intentar destacar con faltas ortográficas realizadas a propósito. Su comunidad de hablantes no los acepta ni aceptará, así que si quieres destacar de manera positiva más allá de tu grupillo de amigos y relacionarte con el resto del mundo no debes cometer faltas de ortografía.

Los errores ortográficos se producen por varios motivos, pero hay uno que es el más relevante: la falta de lectura. Leer no solo nos enriquece y aporta grandes beneficios que ya debatiremos en otra entrada, sino que también nos enseña, nos instruye en nuestra lengua de manera inconsciente y nos hace asimilar léxico (vocabulario) y estructuras sintácticas (nos ayuda a expresarnos y comprendernos mejor).
Muchos de los errores de ortografía más comunes se producen porque se escribe tal y como se escucha, es decir, con las palabras homófonas (que suenan igual) y con la tendencia a escribir palabras juntas. Remédios-caseiros-para-aliviar-a-enxaqueca-e-dores-de-cabeça

Entre ellos podemos ver ejemplos como la colocación o no de la h, ya que en castellano es muda, es decir, no la pronunciamos. No he echo nada,  No e echo nada, o ya uno de los grandes colmos al respecto: la unión de palabras  No echo nada. (Vale, si no echas nada al suelo, está muy bien. Eres una persona concienciada con el medio ambiente. Ahora, si se trata de hacer, mejor que empieces a leer para aprender que he hecho se escribe separado y ambos con ya que se corresponde con el pretérito perfecto compuesto del verbo hacer).

Como este hay muchos ejemplos más, pero voy a exponer algunos de los que considero que son los más comunes para no hacer esta entrada muy larga y así puedas aprenderlos y corregirlos si fuera el caso o te confundes con alguno de ellos:

A ver- Separado siempre.  (Voy a ver un coche, a ver qué haces, vamos a ver)

Aver-  No existe

Haber- Verbo haber (No va a haber gente, tiene que haber una solución) o sustantivo (hacienda, conjunto de bienes) (a saber qué contiene su haber)

As- Referido a una baraja de cartas o dado de póker (As de corazones) o persona que sobresale por encima del resto (es un as en la cocina)

Has- Forma conjugada del verbo haber en segunda persona del singular del presente de indicativo que se utiliza para hacer tiempos compuestos (Has dormido mucho, no me digas lo que has visto) o también para formar la perífrasis de obligación o necesidad “haber de + infinitivo” (has de esforzarte más, has de pagar la deuda)

Haz- Forma de imperativo del pronombre tú (haz caso, haz la cena)

(Es muy común ver la confusión de estas dos palabras en hablantes latinoamericanos, debido a la no distinción de los sonidos / fonemas “c” y “s”)

Hacer- Verbo (voy a hacer la comida, siempre va a hacer lo que se le antoje)

Llegar a ser/ ir a ser/ a ser- (llegará a ser un buen médico, va a ser un héroe, siempre va a ser mi favorito)

Aser- No lo uses. No existe.

48814243Hay- Verbo haber (¡hay banquete!)

Ay- Interjección (¡Ay, que daño! ¡Ay, qué sensible eres!

Ahí- Adverbio demostrativo, indica lugar. (Ponte ahí y no te muevas, no vayas por ahí)

Hecho- Participio del verbo hacer (el mal ya está hecho. Lo hecho, hecho está) o acción, obra o suceso (esclarecerán los hechos)

Haya- Forma conjugada del verbo haber de primera y segunda persona del pretérito perfecto de subjuntivo (no recuerdo que haya dicho eso,  ¡qué salga quien haya sido!) o un tipo de árbol (¡qué grande ese haya!)

Halla- Del verbo hallar -encontrar- (Allí se halla el dragón)

Echo- Verbo echar (yo echo los papeles a la basura, te echo de menos)

Vaya- Verbo ir (vaya a tomar el aire) o interjección (¡vaya con el niño!, ¡vaya situación!)

Valla- Verja, cerca, etc.

Baya- Fruto

Baia- No existe y no, no importa que lo estén intentando poner de moda. No lo uses.

Excelente- No exelente. (Este error ortográfico es bastante común en hablantes latinoamericanos por el tema de la no distinción)

Yendo- Del verbo ir (¡voy yendo!, está yendo a la torre). No se escribe llendo, eso no existe.

En serio- Separado, sí. 

Sobre todo- Locución adverbial que significa principalmente (Me gustan los helados, sobre todo los de chocolate)

Sobretodo- Prenda.

 

Bien, estos solo son unos ejemplos de algunos de los errores más comunes que nos podemos encontrar en las redes sociales y que causan mucho rechazo entre los internautas, aunque algunos se empeñen en escribir mal. Seguro que tú conoces bastantes más, así que no dudes en aportar más ejemplos para ir llenando la lista. El objetivo es escribir bien y aprender a corregir estos errores, pero se aprende mejor cuando uno se divierte, ¿verdad? 

¡Hasta la próxima y cuidado con las faltas de ortografía que te asalten en tu camino en internet!

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: