Reseña de Castlevania temporada 3 en Netflix

Y como no todo son libros, comparto con vosotros la reseña que hice de la tercera temporada de Castlevania de Netflix para el blog de LITERART

LITERART

¡Hola a todos! Ya sabéis que en LITERART nos encanta hablar de literatura, cine y otras artes, así que hoy voy a estrenar la sección cinéfila con una breve reseña de la temporada 3 de Castlevania en Netflix.

Castlevania, tercera temporada

Después del enfrentamiento con Drácula y su resultado, la serie nos propone cuatro tramas argumentales; la primera, protagonizada por Trevor Belmont y Sypha Belnades, la segunda por Alucard y la tercera y cuarta con los maestros forjadores Isaac y Héctor como protagonistas respectivamente. Esta división, junto con al número de capítulos (10 en total) que conforman esta tercera temporada, nos permite ahondar un poco más en los personajes, entender sus motivaciones y empatizar con ellos. En este punto, si bien es cierto que, como veremos a continuación, no han escatimado en acción, violencia y, en esta ocasión, sexo, esta temporada sin duda hace las funciones…

Ver la entrada original 1.710 palabras más

Reseña de “Andrómeda en el Reino de los Sueños” de Mary Gazte

¡Feliz jueves a todos! Ya tenemos el finde a la vuelta de la esquina y qué mejor que la reseña de otra lectura, por si os ayuda a elegir libro para los próximos días de relax.

Hoy vamos a hablar de Andrómeda en el Reino de los Sueños de Mary Gazte, una novela de fantasía juvenil muy interesante y que mezcla mitología celta con mitología griega, además de otros elementos de la literatura fantástica como transformaciones y batallas.

Andrómeda en el Reino de los Sueños (a la que nos referiremos a lo largo de la reseña como Andrómeda) es una obra juvenil que mezcla la fantasía urbana con la tradicional. Está narrada en primera persona por su protagonista, cuyo nombre ya nos da el título, y lo más característico, en cuanto a su estilo, es un lenguaje sencillo, fácil de comprender, pero variado. Es decir, no estamos ante una novela simplona, sino que se puede apreciar el conocimiento léxico que tiene la autora, y esto es de agradecer, pues resulta muy agradable de leer.

Ante nosotros tenemos la historia de una adolescente que empieza a sufrir ataques de sueño y que pertenece a una familia de brujas. A partir de aquí, la mitología celta y griega se unen, pues mientras que un dios onírico griego, digamos que corrompido, planea su venganza, Andrómeda deberá no solo aprender a utilizar sus poderes, sino que lo hará de la mano de criaturas célticas. La muchacha tiene sangre de oneiroi, un tipo de dios menor del panteón griego relacionado con los sueños, por lo que su magia conlleva increíbles poderes que iremos descubriendo poco a poco.

El libro no es muy extenso, por lo que no puedo deciros mucho más para no destriparos la trama. Sin embargo, sí puedo contaros que es entretenido, ya que la autora no se complica en técnicas literarias rocambolescas y la acción que nos presenta es lineal. Los personajes están bien definidos, aunque, al ser una historia en primera persona, Andrómeda predomina sobre el resto. Aun así, los demás cumplen a la perfección con su papel y es fácil encariñarse con alguno, como por ejemplo, el hada Elan o Fiona, la pequeña hermana de la protagonista (y por quien tengo debilidad por sus gustos literarios al fijarse en cierta novela protagonizada por un lobo negro…).

En cualquier caso, es importante recalcar que se trata de una novela juvenil. Digo esto porque, en ocasiones, parece que la idea de novelas de fantasía pasa por obras muy extensas, llenas de mapas, con estructura complejas, violentas… y no es así. Los lectores de fantasía sabemos que hay diferentes subgéneros de la fantasía y somos capaces de disfrutarlos por igual. En el caso de Andrómeda, no estamos ante una novela épica, sino más bien de fantasía pura y urbana, con su presentación del héroe (heroína) en este caso, su entrenamiento, su correspondiente villano y el conflicto de intereses que les llevará a la batalla. De ahí que la considere perfecta para cuando se quiere leer una fantasía más «ligera» o, incluso, para adentrarse en el género, por qué no. Dicho esto, lo que más me gusta de esta obra es que «enseña», es decir, es de esos libros que te entretienen, pero que enseñan a la vez, sobre todo, en el ámbito mitológico, por lo que lo veo muy apto para adolescentes. También es muy importante tener en cuenta la edad de la protagonista, ya que Mary ha definido y desarrollado de manera certera la personalidad de una jovencita de su edad.

Por último, a pesar de que tiene algún «palabro» y alguna escena más «oscura», refiriéndonos a violenta y nada demasiado explícito, yo creo que es una novela muy recomendable para ser leída a partir de los 13 años. Además, seamos honestos, peores escenas se ven en la tele y vocabulario mucho más obsceno.

En definitiva, si buscas una lectura fresca de fantasía, que te entretenga, y si te gusta la mitología griega y celta, estaría muy bien que le dieras una oportunidad. ¡Ah! Y si te ha gustado esta reseña, ¡no olvides compartirla, claro! ¡Nos seguimos viendo por aquí con más lecturas, consejitos y trabajos!

Reseña de Obras de Howard Philips Lovecraft (Biblioteca de grandes escritores)

Aprovechando que en LITERART (el grupo literario y artístico que llevo en facebook) nos propusimos cumplir un reto lector consistente en leer un libro que cumpliera ciertos requisitos de una lista cada mes, me decanté por a H.P Lovecraft.

Aunque el reto de enero consistía en leer un libro de mínimo 100 páginas, me apetecía enfrascarme en una lectura más ambiciosa y, la verdad, tenía ganas de una buena dosis de «terror». Recordaba haber leído algún que otro relato de Lovecraft hace tiempo, pero reconozco que, siendo más de Poe, no me había empapado del todo del «horror cósmico» de este autor.

Como lo que buscaba era una colección de relatos que me dieran una visión amplia del estilo de Lovecraft, así como de la temática y, a la vez, ofreciera variedad, me decanté por una colección que encontré en Amazon titulada Obras de Howard Philips Lovecraft. Biblioteca de grandes escritores, que solo está disponible en digital y por un precio de 0,99 €. Aquí he de decir que, si bien esta versión contiene erratas y algunos relatos repetidos, la traducción es decente y cumple con los objetivos que me había propuesto con la lectura. Con unas 490 páginas a las que habrá que restar unas 50 o 60 por las historias repetidas, vamos con la reseña de estos relatos de uno de los escritores de terror y ciencia ficción más conocidos.

H. P Lovecraft, el terror más allá de las estrellas

Viendo la cantidad de relatos escritos por Lovecraft, no cabe duda para nadie de que fue un autor prolífico. En Obras de Howard Philips Lovecraft. Biblioteca de grandes escritores no vamos a encontrar todas sus historias, ni mucho menos, pero sí podremos leer algunos de los relatos más conocidos o que mejor definen el tipo de terror que escribía. Puede que alguno se deje llevar por las imágenes y la publicidad que se da a este autor y crea, si no lo ha leído, que era una escritor de ciencia ficción, pero, en realidad, su narrativa recoge los tres grandes «géneros de la imaginación»: la fantasía, la ciencia ficción y el terror. De hecho, este ejemplar digital incluye biografía escrita por el propio Lovecraft, donde se define como un autor de «fantasía y horror», y también un ensayo en el que habla sobre cómo se debe escribir fantasía. Sin entrar mucho en esto, porque la reseña se alargaría demasiado y no es el objetivo, no se puede negar que Lovecraft destaca por el llamado «horror cósmico», ya que buena parte de su imaginario terrorífico se basa en «dioses» y fuerzas provenientes de otros mundos fuera del nuestro. No obstante, también se aprecia la influencia del terror gótico de Poe con la presencia de relatos de corte más clásico en los que aparecen tumbas, criptas, fantasmas… por lo que la variedad de historias es amplia.

Dicho esto, en Obras de Howard Philips Lovecraft. Biblioteca de grandes escritores encontraremos relatos muy conocidos como El color que cayó del cielo, La llamada de Cthulhu, Los gatos de Ulthar, El horror de Dunwich o Herbert West: Reanimador. En este punto, tengo que decir que recordaba a Lovecraft «narcótico» por su gusto por la descripción de aquella ocasión en la que leí Las montañas de la locura, pero no es hasta que te metes en materia cuando compruebas hasta qué punto llega.

Él mismo reconoce en su biografía dar una gran importancia a la descripción y la ambientación para lograr un clímax de horror, pero, en ocasiones el abuso de estas consigue que el lector se pierda en las brumas del relato, sobre todo, si contienen poca acción, como puede ser Arthur Jermyn. También hay que ser conscientes de la época en la que están escritos los relatos, por lo que un buen consejo que puedo dar para cualquier lector que quiera adentrarse en la prosa de Lovecraft es aceptar que habrá momentos en los que sentirás que te aburres y que el relato no avanza. Lo bueno es que la mayoría de los relatos dejan un muy buen sabor de boca, por lo que merece la pena «ser fuerte» y continuar con ellos.

Es más, aunque casi todos comparten mucha descripción y ambientación, algunos presentan mayor acción, además de tensión e incluso terror psicológico que consigue atrapar al lector y hacer que quiera saber cómo acabará.

Pasando a los motivos y temas que más aparecen en sus relatos, el que más prima es «el misterio», el terror que no se sabe de dónde procede o que genera sorpresa. Maldiciones, experimentos, sucesos paranormales, «dioses oscuros», ritos, ocultismo… impregnan las líneas de muchos relatos. En algunos casos, el horror derivado de ellos se puede presentar como monstruos abominables (Cthulhu, Azathoth, Yog-Sothoth…), formados por partes de diferentes animales o que representan masas viscosas y amorfas llenas de tentáculos y mutadas con infinidad de ojos, bocas y extremidades, o como las consecuencias o los actos que desencadenan (suicidios, locuras, muertes en extrañas circunstancias, comportamiento raro de los animales, etcétera).

Los relatos que más me han gustado en lo particular son: El color que cayó del cielo, Los gatos de Ulthar, El sabueso, La cripta, El horror de Dunwich y Herbert West: Reanimador, aunque terminar los relatos me ha dejado, en general, muy buenas sensaciones.

H.P Lovecraft destaca por su prosa detallada, pulida de detalles y no exenta de terminología. Se ayuda de un vasto vocabulario con el fin de situar y envolver al lector, por lo que, a mi parecer, el terror que evoca es casi artístico y no tiene nada que ver con el género explícito que muchos conocemos. Por ello, hay que destacar que leer a este autor no resulta para nada desagradable, al contrario. Eso sí, como ya he advertido antes, hazte a la idea de que en ocasiones puede hacerse lento y pesado.

En definitiva, los relatos de H.P Lovecraft forman parte de los «imprescindibles» si quieres adentrarte en el terror clásico, ya sea como lector o como escritor. Su estilo, seamos sinceros, no es apto para cualquiera, ya que para lectores que valoran más la acción que la ambientación se hará cansino y repetitivo. Es muy probable que existan versiones adaptadas que faciliten la comprensión de los relatos y no sean solo traducciones, pero esto no quita el estilo narrativo y las prioridades estilísticas del autor. No obstante, si te gusta la buena literatura, nunca está de más que le des una oportunidad.

¿Y tú? ¿Has leído alguna vez a H. P Lovecraft? ¿Cuáles son los relatos que más te gustan? Como siempre, espero que te haya gustado esta reseña y, si es así, no dejes de compartirla y seguir el blog.

¡Nos vemos!

Bocetos de monstruos, (Inktober de LITERART 2019)

Un año da para mucho y, entre otras obligaciones, un ilustrador no debe perder la práctica. Por ello, el octubre pasado, con motivo de Halloween, celebramos en LITERART, el grupo literario que administro en facebook (y al que te invito a unirte para participar en actividades y conocer a otros escritores y lectores), un reto llamado InkTober, que en nuestro caso consistió en dibujar durante los 31 días que dura el mes una criatura de una lista. En este punto hay que decir que también celebramos el reto con las mismas criaturas, pero participando con microrrelatos.

En mi caso, como siempre voy pilladilla de tiempo, participé con dibujos que realicé en formato sketch o boceto. Es probable que alguno de ellos pase a ilustración coloreada; el tiempo dirá por cuál me decido, je, je, je.

Aquí os dejo los 31 bocetos de criaturas del reto. ¿Hay alguno que os guste más? ¿Os gustaría ver a color alguno en concreto? Podéis dejar vuestros comentarios, que siempre me hace mucha ilusión leerlos, así como compartir esta entrada si os ha gustado, ya que me ayudará a dar a conocer mi trabajo.

¡Un abrazo grande! Y, como siempre, ¡nos seguimos viendo por aquí!

Libros publicados en 2019 con portadas mías

¡Hola, hola a todos!

Una vez que han pasado las fiestas, volvemos con fuerza y lo hacemos con el resumen de algunos trabajos que he realizado en 2019, así como proyectos independientes y personales. En esta entrada, por ejemplo, os traigo algunos libros que han sido publicados en 2019 y a principios de 2020 con portadas hechas por mí. ¡Espero que os gusten!

Recuerda: si eres escritor y te gustaría trabajar conmigo para una portada, aquí te dejo un enlace muy interesante donde puedes ver más junto con información sobre mi trabajo.

BASES I CONCURSO DE RELATOS PARA LA I ANTOLOGÍA BENÉFICA. GRUPO LITERART.

¡Si os gusta escribir tanto como a mí, esto os interesa! Os comparto la convocatoria de un concurso de relatos para una Antología Benéfica organizada por el grupo que administro: LITERART.

LITERART

1. Podrán participar todas las personas que lo deseen, cualquiera que sea su nacionalidad o residencia siempre que sean miembros del grupo de Facebook LITERART.

2. Cada autor o autora podrá presentar un único relato.

3. El relato deberá reunir las siguientes condiciones:

El género será libre.

El tema: Colores.

Los participantes deberán integrar en su relato el color que elijan de la siguiente lista: rojo, naranja, amarillo, verde, azul, violeta-morado, gris, blanco y negro.
*Aunque aparezcan otros colores, debe apreciarse la importancia y el protagonismo del color elegido en el relato.
**Pueden utilizarse sinónimos, términos o adjetivos que conlleven ese color en su significado, metáforas que evoquen el color seleccionado, etcétera. P. ejemplo: amarillo-dorado-mostaza…

Estará escrito en lengua española.

Deberá ser inédito (no publicado anteriormente en ningún tipo de soporte físico ni digital). La persona que lo remite se atribuye su autoría.Los relatos deberán enviarse al siguiente mail:…

Ver la entrada original 499 palabras más

¡Felices fiestas!

¿Qué? Ya pensabais que os ibais a librar de mi felicitación navideña, ¿verdad? ¡Pues no! ¡Aquí estoy para desearos unas felices fiestas! No sin antes agradeceros a todos los que seguís el blog, a los antiguos y a los nuevos, vuestra presencia y acompañarme en este rincón literario y artístico.

Espero este año poder traer más publicaciones, más escritura creativa (que sé que os gusta mucho), más reseñas y actualizar la lista de correcciones y otros trabajos de diseño que he realizado, claro (que diréis que ya es hora jajaja). ¡Muuuchas gracias por leerme, muuuchas gracias por estar aquí conmigo! Espero que paséis unas buenas fiestas, de locura si os gusta celebrar y de paz y serenidad si sois más tranquilos o no las celebráis. Eso sí, el año que viene deseo que se cumplan y podáis llevar a cabo todos vuestros proyectos.

¡Un besazo enorme de esta dragona! ¡Mil gracias siempre por estar!

Reseña de “El retrato de Rose Madder” de Stephen King

¡Hola a todos! A punto de finalizar el año, os traigo la reseña de esta novela de Stephen King que a mí, en lo particular, no consiguió llenarme por los motivos que veremos más adelante. Si has leído el título del libro y sientes curiosidad o quieres saber si lo recomiendo o no, ¡no dejes de leer esta reseña!

El retrato de Rose Madder, Stephen King

Rose es una mujer que ha vivido durante más de una década maltratada por su marido policía, Norman, y que decide, en un momento dado, escapar y marcharse a otra ciudad. A partir de ese momento, mientras intenta rehacer su vida, su marido empieza a buscarla para castigarla por atreverse a abandonarlo y, entre esta sucesión de hechos, aparece un cuadro misterioso que parece crecer cada noche y con el que Rose aprenderá, sin saberlo, mucho sobre ella misma y su futuro.

A priori, el argumento resulta bastante interesante, sin embargo, tanto el título de la novela en español como la portada (en mi caso, leí el libro editado por Penguin Random House en su colección Debolsillo) conducen a una interpretación errónea de lo que puede contener la obra. Con un título como El retrato de Rose Madder, qué menos que pensar en una novela con terror gótico o, al menos, con matices de este género. De hecho, en mi caso, también me dejé llevar por alguna opinión que la definía como “gótica”. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

En primer lugar, nos hallamos ante un thriller más que ante una novela de terror. Sí es cierto que encontraremos alguna escena que encaja bien en el género, pero que no nos causará miedo por el carácter lento, en general, de la obra. De hecho, el punto fuerte de esta obra no reside en los aspectos paranormales que aparecen, sino en el personaje de Norman Daniels, el marido de Rosie, un perturbado sádico con problemas mentales heredados de una infancia truculenta y que, conforme va cerrando el círculo alrededor de su mujer, consigue agobiar al lector. Pero hasta aquí. A pesar de que otros personajes están bien trabajados, como es el caso de la propia protagonista, el avance lento de la novela consigue agotar al lector.

Es cierto que, para que podamos entender ciertas actitudes del perjudicado de Norman, hay que detenerse en escenas que rememoran recuerdos, pero cuando el cuadro titulado “Rose Madder”, ese supuesto gancho que todo lector de terror busca, no sirve para dar miedo, sino como una excusa para introducir una metáfora, enfundada en mitología griega, sobre Rosie, lo que siente, lo que teme, lo que recuerda y lo que le puede suceder… uno se queda frío, preguntándose si realmente le están tomando el pelo y cuestionándose si continuar con la lectura o no.

De acuerdo, todo lo que veremos en el cuadro tiene una repercusión o, mejor dicho, una proyección que veremos luego. Se puede afirmar, es más, que después de las páginas y páginas de esta metáfora del cuadro (de la cual no desvelaré nada para no caer en spoilers, pero que tiene mucho que ver con la figura de un toro y que, por cierto, las portadas de otras traducciones son más fieles al libro en este sentido) el ritmo se acelera. Norman ya está cerca de Rosie y eso se nota con el avance más rápido de la obra.

Dicho esto, aunque el libro cuenta con un prólogo, diez capítulos y un epílogo, podríamos dividirlo en tres partes principales: la primera, desde que Rosie escapa hasta que encuentra el cuadro; la segunda, lo acontecido con el cuadro y la nueva vida de Rosie; y la tercera, cuando Rosie debe enfrentarse a Norman y lo que acontecerá después. Las dos primeras, como digo, pasan con una lentitud pasmosa.

El lenguaje es duro y muchas veces vulgar y soez, sobre todo, cuando el foco del narrador se centra en Norman. En este aspecto, el autor nos lleva de Rosie a Norman para que tengamos una visión amplia de lo que está sucediendo con ellos en el mismo marco temporal. Este cambio de escenario y protagonista nos ayuda a situarnos y, en este punto, reconozco que consigue ponernos en alerta por las atrocidades que comete Norman y de las que somos testigos antes de que se entere la propia Rosie. En este sentido, somos partícipes de la telaraña que se teje alrededor de ella hasta que llegue el momento de enfrentarse a su depredador.

¿Causa miedo o angustia este libro? Bueno, a mí, como ya os he adelantado, no, pero esto no quiere decir que no pueda provocarlo en otras personas, puesto que toca un tema tan delicado como la violencia de género, tiene algunas escenas duras que, sin ser muy descriptivas, dicen mucho más por lo que dan a entender y lo que se sabe después que por el momento y la manera en la que suceden. Quizá, el personaje de Norman es el que puede generar un poco esa sensación de angustia por su obsesión con Rosie y por su manera de proceder (en el libro se le define como un “mordedor”, así que podéis haceros una idea del porqué). Respecto a los elementos sobrenaturales, como os digo, no causan miedo. Son muy metafóricos, que parecen más sacados de una aventura de alguna obra clásica de fantasía y en la que encontramos elementos como la sangre, el agua negra, el árbol cuyos frutos te hacen olvidar (o te vuelven loco), el laberinto y el toro… un símbolo que tiene gran importancia en la obra porque representa a la bestia que se mueve por instintos, cegada por obsesiones primitivas. Lo veremos en el cuadro y más adelante, cerrando una espiral de identificación que se combina con la locura de Norman Daniels. Tal vez, a mí esto no me ha causado temor por ser lectora de fantasía, un género en el que se ven elementos similares y escenas incluso más violentas, pero cada lector es un mundo.

En este punto, no puedo deciros más sobre la trama para no destripárosla, pero sí os daré algunos apuntes finales para que podáis considerar si os puede gustar o no esta novela u os llama la atención.

  • Bajo mi punto de vista, se le puede considerar una obra feminista, en tanto a que vemos como la protagonista escapa de su opresor, inicia una nueva vida sola y gracias, en parte, a una asociación de mujeres que han vivido experiencias similares y usando la excusa del cuadro descubre su fortaleza.
  • Hay una importante presencia de las enfermedades mentales, lo que en lo común denominaríamos “locura”, aunque abarca diferentes patologías. Esto se consigue por el trabajo de la psique de la protagonista y el antagonista (sobre todo, de este último).
  • Se puede considerar un thriller más que una novela de terror, pues prima más el suspenso que el miedo.
  • No esperes ser testigo de un cuadro que te ponga los pelos de punta porque las figuras en él salgan, se muevan… El cuadro es un portal, ni más ni menos.
  • La obra cuenta con bastantes metáforas, sobre todo, en el capítulo VI, El templo del toro, así que, si no te gusta este tipo de literatura a la que tienes que encontrar un sentido, es muy probable que te aburra (me aburrió a mí, que sí que me gusta este tipo de recursos…).

En definitiva, El retrato de Rose Madder es un thriller con algunos matices sobrenaturales y metafóricos que se hace pesado de leer en sus más de 400 páginas. Tiene sus luces y sus sombras, ya que no deja de ser una buena historia de superación y resiliencia. Sin embargo, para mí son más las sombras por su lentitud, las metáforas que resultan tan innecesarias en lo que se supone un thriller o un libro de “terror” y por sacar al lector de la lectura con ello. Hay un punto en el que parece que introduce una fábula dentro de la propia novela. En conclusión, si tuviera que puntuar esta obra con una nota, le daría un 3/5.

¿Y tú? ¿Has leído El retrato de Rose Madder? ¿Te gustó? Siéntete libre de dejar tu opinión en los comentarios y compartir tus impresiones. ¡Nos seguimos leyendo!

Deus ex machina; la pesadilla del escritor de Fantasía.

Si eres un lector de fantasía o tan friki como yo, seguro que te encantan los “momentos épicos”, esos en los que parece que un personaje está a punto de ser derrotado, pero que, al final, en un alarde de fuerza y superación, acaba ganando y salvándose, ¿verdad? No obstante, muchos de estos “intentos de momentos épicos” se ven mal o, incluso, son rechazados por el temido Deus ex machina. Pero ¿qué es?

El Deus ex machina, cuyo significado es “dios desde la máquina” tiene su origen en un recurso que utilizaban los dramaturgos clásicos y que consistía en la aparición de un dios (en la mayoría de las ocasiones y de ahí su nombre) que ponía fin al conflicto que se presentaba en su obra. El porqué de “máquina” es debido a que en la representación el dios aparecía colgado de una grúa (para representar su carácter de divinidad). El ejemplo que siempre se toma es el de la Medea de Eurípides, que se salva de la muerte porque Helio, el dios del sol, le envía un carro alado (aunque hay estudios que rebaten la teoría, pero para que os hagáis una idea de cómo funcionaba en el teatro clásico nos vale).

Dicho esto y si eres un apasionado de la literatura fantástica, o no, pero consumes otros géneros como la novela negra o el thriller, es posible que ya sepas a qué nos referimos con deus ex machina en este tipo de novelas. Este recurso “facilón” y desesperado se extendió por la literatura como todo mal vicio, sobre todo, en la fantástica, convirtiéndose, a su vez, en uno de los culpables de que se considere a este tipo de obras inverosímiles (recuerda que verosímil no es lo mismo que real) y de que sean rechazadas por muchos lectores, incluso los propios lectores de fantasía, por tener la sensación de que se les esté tomando el pelo.

Así pues, el deus ex machina se presenta en las novelas de fantasía cuando un personaje o una situación son, en apariencia, insalvables y, de pronto, dicho personaje se saca una habilidad de la manga que el lector es imposible que dedujera o, de buenas a primeras, sin que tengamos conocimiento (ni sospecha) de ello, se vuelva ultrapoderoso y se salve. En el caso de las situaciones, puede suceder que, en el último momento, aparezca un personaje que no conozcamos y resuelva el conflicto o siendo alguien conocido que, en teoría, no debería encontrarse allí, aparezca de manera muy conveniente para solucionarlo todo.

O sea, el deus ex machina es una incoherencia y, tanto si estás metido en el oficio de la escritura o si eres un ávido lector como si te interesa la literatura y la lengua, sabrás que la incoherencia es uno de los aspectos que hay que evitar a toda costa, pues rompe el mensaje y, por tanto, impide a los demás que nos entiendan (aplica a la comunicación oral y a la escrita). Y no, no te engañes, el deus ex machina, aunque es uno de los peores lastres de la literatura fantástica, no es solo propio de ella. Como hemos señalado más arriba, otros tipos de novela como la negra o el thriller también lo sufren. Esto se ve con claridad cuando el autor revela como antagonista o culpable a un personaje del que resultaba imposible sospechar, ya sea por falta de indicios, de pruebas o porque, directamente, aparece por sorpresa.

Por tanto, huelga decir que el deus ex machina, por la incoherencia que representa, suscita un rechazo en el lector que, en el peor de los casos, puede llevar a que deje de leer una obra, se decepcione del autor u opine de manera negativa sobre tu novela porque ha sentido que le estabas vacilando. Sin embargo, no te preocupes, todo tiene solución y es posible (aunque no sencillo) librarse de este incordio incoherente. ¿Quieres saber cómo?

¿Cómo evitar el deus ex machina?

Lo primero que debes tener claro es lo que hemos dicho antes: deus ex machina=incoherencia. Por ello, evitarlo se resume en ir siempre paso a paso, obedeciendo a las propias normas que hayas impuesto a tu historia. No importa si eres un escritor de “brújula”, una novela de fantasía compleja necesita SÍ O SÍ ser estructurada, en primer lugar, para que no te pierdas mientras avanzas y, en segundo lugar, para que no caigas en incoherencias como el deus ex machina. Y esto también aplica al thriller, por supuesto.

Una vez estructuradas tus ideas, las leyes de tu universo fantástico o los pasos que deben darse en la investigación de un caso, pasamos a los hechos prácticos. ¿Qué ocurre cuando la trama me lleva a poner en peligro a un personaje que no quiero que muera en realidad? De acuerdo, si has ido siguiendo la estructura (incluso permitiéndote la brújula sin salirte de lo establecido), seguro que has ido dejando pistas o has ido describiendo (en el caso de la fantasía) habilidades o aspectos que puedes usar sin que caigas en una incoherencia. También puede ocurrir que un hecho determinado se justifique con otro que sucederá más adelante. Aunque arriesgado, este recurso es igual de válido.
Te pondré un ejemplo con mis novelas de fantasía. En todas ellas, tanto en las dirigidas a niños como las dirigidas a un público adolescente y adulto, la magia se rige por las mismas leyes. Por ejemplo, las criaturas con base elemental de Aqua (agua) no pueden derrotar con su poder a las criaturas con base elemental de Fulmen (eléctrico) por su debilidad natural. No es concebible, por tanto, que en un enfrentamiento una criatura de Aqua derrote a una de Fulmen porque haya creado un megaconjuro de la muerte acuático inmune a la electricidad. El agua conduce la electricidad, así que haga lo que haga, si la usa, el Aqua acabará chamuscado. Peeero nadie dijo que no pueda usar lo que hay a su alrededor para salvarse, ¿no? No es plan de que aparezca un agujero en el suelo muy casual y conveniente, porque estaríamos ante un deus ex machina como un piano, pero el personaje puede buscar de manera lógica la forma en la que salvarse o, si has sido listo como autor y hasta el encuentro con su enemigo ha ido encontrando armas, armaduras o algún artefacto que le puedan ayudar en una situación así, el posible deus ex machina se desvanece porque el lector ya sabe que el personaje tiene medios para salvarse.

Otra forma de evitar los deus ex machina es controlar las apariciones de posibles salvadores. Ojo, no está mal que los haya y, de hecho, son necesarios para mantener la tensión (y la esperanza) en la novela, porque, de otro modo, acabaríamos rápido con todos. A lo que me refiero es que, si tienen que aparecer, que sea de manera lógica y coherente. Es decir, si Fulanito está en un punto del mapa sufriendo una emboscada y Menganito está en otro punto del mapa, digamos a 20 km, no puede aparecer el último justo en el momento en que Fulanito va a morir, a no ser que te saques de la manga una supervelocidad o una habilidad de teletransportación inesperada y, ahí sí, te has marcado un deus ex machina de manual.
Para evitar esto, maneja los tiempos. Es decir, calcula los días o las horas y, si se va a dar una situación peligrosa, haz que todo coincida para que la aparición de los personajes no sea precipitada.

En resumen, evitar un deus ex machina supone hilar, hilar, hilar y tejer, tejer y tejer de manera que no te dejes cabos sueltos en la trama. Muchas veces, tendrás que volver atrás para reescribir alguna parte con el fin de no caer en la incoherencia, pero no pasa nada, lo importante es que el resultado definitivo, la novela, como tal, sea coherente. Apúntatelo bien: maneja y ordena bien los tiempos de la trama y de la narración; no te inventes magias ni poderes sacados de la manga, deja que poco a poco o desde el comienzo el lector conozca las habilidades del personaje; cuídate de las apariciones “muy convenientes” tanto de personajes como de otros elementos del entorno. Si nombras una caverna, que sea porque nos encontremos en una montaña o un valle rocoso. Si aparece X personaje, que sea porque le ha dado tiempo (de verdad) a llegar y, si es uno nuevo, menciona o da a entender sobre su existencia en ese punto del mapa.

Después de todo esto, te puedes preguntar: ¿y si yo quiero que aparezca un personaje nuevo por sorpresa? La respuesta es fácil, puedes hacerlo mientras no se vuelva algo común en tu novela. Es importante que aquí diferencies entre que se encuentren a un personaje (como cualquiera de nosotros que por X o Y circunstancias podemos conocer a otras personas sin planearlo) y que este tenga una relevancia determinante luego en la trama a que aparezca así porque sí un ser ultrapoderoso sin ningún indicio anterior de que esto pudiera suceder. En definitiva, que haya algún deus ex machina en la novela es perdonable (a no ser que sea tan inverosímil que el lector sienta ganas de ahogarte), pero siempre se podrá evitar cubriéndote siempre las espaldas. No hay excusa, en cualquier novela y de cualquier género siempre habrá un momento para añadir ese pequeño detalle que después te libre de las incoherencias (y la ira del lector).

Si te ha gustado esta entrada o te ha resultado de utilidad, no dudes en compartirla en tus redes sociales y, si no estás suscrito a mi página, te invito a que lo hagas para seguir leyendo más entradas como esta. ¡Nos seguimos leyendo y felices letras!

Reseña de “Aglacei” por el blog El libro en el bolsillo.

¡Muy feliz jueves y bienvenido agosto!

Como ya habréis ido viendo, voy publicando de vez en cuando las reseñas que otros blogs hacen de Aglacei para que, quienes os paséis por aquí, podáis verlas y haceros una idea de qué trata el libro, si os convence, y demás, puesto que sé de buena tinta que más que lo que diga el propio autor, a los lectores les gusta ver opiniones de otros lectores como ellos.

Dicho esto, hoy os traigo la reseña que Laura, del blog El libro en el bolsillo, ha realizado y que consiste en un estupendo análisis de la oscuridad que aparece en esta novela de, cómo no, Fantasía Oscura.

¡Os dejo el enlace y espero que os guste! Por supuesto, no dudéis en suscribiros a su blog para ver contenido muy interesante.

Reseña de Aglacei en El libro en el bolsillo

A %d blogueros les gusta esto: