Temática oscura y de terror IV: Espejos

El espejo, ese objeto cuya aparición en la literatura de terror y oscura se convierte en un clásico. A lo largo de la historia, su peculiar cualidad de reflejar el mundo le ha concedido un valor místico y esotérico que, difícilmente, pueden igualar otros materiales u objetos considerados “mágicos”. Aparece en cuentos, en leyendas, novelas… El cine lo ha utilizado para recrear los mayores miedos de la humanidad, lo valoran como el rey de las pesadillas, el que nos conoce realmente…

Para no perdernos en este viaje a través de él, analizaremos su poder y presencia en la literatura hablando de sus mayores propiedades y de los conceptos que se han ligado a su presencia.

La entrada a otro mundo

La primera cualidad o, mejor dicho, interpretación de este objeto es su naturaleza como portal a otra dimensión, a un mundo al cual los vivos no pueden entrar. Muchas son las leyendas populares que aseguran que lo reflejado, en realidad, es el universo del espejo, similar al nuestro en imagen, pero en donde los roles están invertidos. Por ello, se considera que la energía de esta dimensión es negativa y esto atañe a todo lo que en ella “habita”.

Un hecho que lo vuelve aún más inquietante es la percepción de que quien aparece como nuestra imagen, sabe de nuestra existencia y si tiene la oportunidad de “salir” lo hará.

Otra dimensión diferente que también ha sido relacionada con el interior del espejo es el famoso “Más allá”, es decir, la dimensión espiritual o energética de la que ya hablamos en la entrada sobre espiritismo y ouija. De ahí que, en la literatura, el espejo sea considerado un objeto de invocación similar a la ouija, aunque con una diferencia clave. Mientras que con el tablero no se sabe a ciencia cierta con quién se está contactando, la invocación mediante el espejo requiere el nombre de quien se reclama. Verónica, Verónica, Verónica… ¿Os suena? Y no, no soy yo.

Los muertos, al igual que los espíritus y demonios, al pertenecer a esa dimensión, si han conseguido traspasar a la nuestra, no tienen reflejo, porque ya no se encuentran en ella. Con esto se explica que algunas criaturas como los vampiros no puedan verse en  los espejos.

Alter ego, el otro “yo”

Ya hemos hablado de la dimensión “al revés”, pero… ¿Qué ocurre con el alter ego? El concepto de la doble personalidad persigue a los hombres desde sus inicios y, aunque esta dualidad no tiene por qué simbolizar al mal, nuestra percepción sobre otro “yo” siempre será negativa. Así ocurre por la conciencia que poseemos de nosotros mismos. Nos conocemos con nuestras virtudes y nuestros defectos, por lo que ver a otro ser con nuestra misma imagen con una personalidad completamente opuesta a las nuestra, nos resultaría desconcertante y perturbador.

A todo esto tenemos que añadir lo que hemos expuesto con anterioridad. La literatura popular, clásica y actual, caracteriza al ser que habita en el espejo como mezquino, ansioso por salir de un mundo que le aburre. La única manera de atravesar el umbral se encuentra en la pérdida del conocimiento frente a un espejo. En algunos casos, la gente temía dormir con espejos porque pensaban que, cuando despertaran ya no serían ellos mismos. Tal vez, podáis recordar alguna historia de vuestros abuelos o bisabuelos con esta popular creencia.

Captador de almas

¿Y qué sucede cuando alguien muere cerca de un espejo? Conocido como el captador de almas, su presencia atrae a las ánimas hasta su verdadero hogar, hasta el mundo espiritual. Tanto en la literatura, como en el cine, se han presentado escenas en las que un espíritu ha acosado a los vivos e, incluso, los ha asesinado, ayudándose de los espejos.

También, en la literatura fantástica y sobrenatural se relaciona esta propiedad con conjuros y hechizos que encierran la mente o las almas en espejos, los cuales si son destruidos, provocarán la muerte del sujeto.

¿Solo espejos?

En realidad, todo aquello que refleje, como por ejemplo el agua, es susceptible de adquirir estas características argumentales y aparecer en novelas y cuentos con las mismas funciones que los espejos. Si bien es cierto que resulta más inquietante un espejo de pie al fondo de un largo pasillo oscuro, cualquier superficie que muestre un reflejo puede dar pie a todo lo anteriormente explicado.

Tal vez el miedo al cristal provenga de su fragilidad. La superstición habla de años de mala suerte cuando este se rompe, ya que simboliza la ruptura de la barrera y la liberación del mal o de aquello que no debería estar en nuestra dimensión.

Como escritor, seguro que después de leer este artículo, infinidad de ideas sobre el uso del espejo te estarán abordando. Recuerda que en ti se encuentra utilizar las bases y crear la novedad. Si eres lector, seguirás encontrándote a nuestro amigo, el espejo, a lo largo de tus lecturas, sobre todo si te gusta el terror y lo sobrenatural. Acostúmbrate a su presencia y echa un vistazo a tu reflejo cuando leas. Tal vez te dediquen una sorpresiva media sonrisa desde el otro lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: