Redacción I. Primeros pasos: organización y estructuración de ideas.

Saber redactar bien, con coherencia y cohesión, resulta fundamental tanto para los escritores, como para los que no lo son. A lo largo de nuestra vida, nos veremos en la necesidad de expresarnos y comunicarnos mediante el discurso escrito. Ya sea por vocación o por cuestiones académicas o laborales, lo cierto es que vamos a tener que comunicarnos de esta manera y hacerlo de manera adecuada no solo nos ayudará a expresarnos mejor, sino que también dará una buena imagen de nosotros.
En la actualidad, gracias al auge de las redes sociales y la comunicación digital, escribir forma parte de nuestra vida cotidiana. Sin embargo, redactar no significa esto, no significa “saber escribir”. Quien sabe escribir, es aquel que es capaz de enlazar letras para formar unas palabras que al ser leídas transmiten ideas o conceptos, pero no necesariamente mensajes. La redacción, por su parte, permite organizar y transmitir mensajes, lo que posibilita la comunicación mediante el discurso escrito.

Esta entrada se corresponde con la primera parte de una serie de publicaciones que iré subiendo al blog, cuya temática se basará en aprender a redactar y que podréis encontrar en la categoría de “El discurso”.  Iremos poco a poco, como siempre, no os preocupéis. Como en todo, es muy importante disponer de una base sobre la que trabajar e ir construyendo nuestros objetivos, así que hoy os presento los primeros pasos que debemos seguir para lograr una buena redacción.

Seamos sinceros, redactar bien un texto va más allá de saber colocar cuatro puntos y cinco comas en su lugar correspondiente. Una buena redacción debe favorecer el entendimiento de quien nos está leyendo porque, de no ser así, hazte esta pregunta ¿para qué estás escribiendo ese texto? ¿cuál es tu objetivo, entonces? Si quieres que los demás te lean, debes expresarte bien. De lo contrario, no se te entenderá, aburrirás y fallarás en aquello que pretendes conseguir. Ya sea que estés escribiendo un cuento, una novela, tu biografía, que tengas un blog o porque necesites redactar un informe para el trabajo o una presentación para el instituto o la universidad, la necesidad de hacerte entender siempre esta ahí. Un lector medio, poco habituado a sintaxis muy desarrollada y construcciones largas, se aburrirá fácilmente de un libro que contenga una redacción compleja. Por supuesto, en este caso, es el propio autor el que decide a qué público quiere dirigir sus obras. No obstante, si eres el dueño de un blog, una página web o te quieres dedicar a escribir un tipo de literatura más asequible para estos lectores, tienes que enfocarte más en la sencillez. Esto también ocurre cuando tratamos con textos no literarios, como los artículos, las noticias, los trabajos de investigación, las tesis… ¡Ojo! porque, sencillez no es sinónimo de descuidado ni de poco trabajado. Nuestro objetivo principal es exponer nuestras ideas o lo que queramos decir de manera clara y organizada (después ya vendrán los adornos si estamos ante un texto literario).

Así pues, lo primero que tenemos que hacer, antes de ponernos a escribir, es organizar nuestras ideas. El proceso es parecido tanto en textos literarios como en no literarios, pero las preguntas que debes hacerte son distintas. Por una parte, si vas a escribir en un blog, vas a realizar un trabajo académico o un escrito para el mundo laboral (como puede ser una carta de presentación),pregúntate sobre qué vas a hablar, qué aspectos importantes quieres tratar, cuáles mencionarás únicamente y cuáles desarrollarás y cómo vas a organizarlos. Por otro lado, si vas a comenzar un texto literario, ya sea dramático o narrativo, piensa en el argumento principal, dónde se desarrollará, en qué época, define un poco los personajes principales y decide cómo se organizará el argumento. Apunta estos datos en un cuaderno o libreta que siempre tengas a mano y en la que puedas hacer cambios siempre que lo necesites.Una vez hecho esto, toca organizar todas esas ideas y estructurarlas.

Tanto en los textos literarios, como los no literarios, se trabaja con diferentes tipos de estructuras. En este caso, te comentaré las más importantes y generales, ya que los tipos de texto con sus diferentes estructuras los trataremos en otro apartado. Por el momento, para aprender a redactar de manera correcta, fíjate en lo siguiente:
En los textos no literarios tienes la opción de comenzar tu texto mencionando la idea general, desarrollarla después con ideas más específicas y acabar con una conclusión. A este tipo de estructura le llamamos de “triángulo invertido” o estructura deductiva, ya que organizamos la información desde lo general a la particular. Si esta estructura la realizas al revés, es decir, que primero comiences desarrollando las ideas específicas para después terminar hablando de la idea general, se denomina estructura “en triángulo” o estructura inductiva, (de lo particular a lo general). Por último, conseguirás una estructura circular o encuadrada si comienzas el texto con la idea principal, desarrollas los puntos correspondientes  y terminas regresando a esa idea al final. Sea cual sea la que elijas, no te olvides de apuntarla en forma de esquema antes de ponerte a escribir. Te ayudará a ir desarrollando el tema de manera organizada y clara.
Lo mismo ocurre con los textos literarios, salvo que en este caso, tienes que decidir cómo se va a organizar el argumento. Es decir, si seguirá el orden de principio, nudo o desarrollo y desenlace (estructura lineal) o si será de otro modo, como puede ser comenzar por el desenlace (in extrema res) o en un punto intermedio de la historia (in media res).

Una vez que tienes el tema y los datos de aquello sobre lo que vas a escribir y la estructura en la que vas a organizarlo, solo te mencionaré algunos consejos importantes que tendrás que  cumplir a lo largo del texto (tranquilo porque, los iremos explicando con más detalle en las próximas publicaciones sobre redacción):

Para los trabajos académicos o textos enfocados al mundo laboral, utiliza oraciones sencillas y cortas (si no se te exige lo contrario). De esta manera, el lector no se perderá y seguirá interesado en lo que está leyendo.
En relación con lo anterior, ¡cuidado con las comas! Las comas son necesarias, sí, pero hay que saber utilizarlas y no ponerlas porque, se nos haga más bonito el texto. Ya te explicaré sobre ellas más adelante, pero, por el momento, ni te excedas ni carezcas de ellas.
Organiza la propia estructura que has escogido en párrafos. No machaques al lector con grandes concentraciones de texto que puedan agotarle, ni tampoco des a tu discurso un aspecto de esquema.
-¡La ortografía! No presentes faltas de ortografía o todo el trabajo que has puesto en organizar y estructurar tu texto se irá por la borda. No hay nada peor que leer un texto plagado de faltas de ortografía y carente de tildes. Si un lector detecta estos errores, desconfiará y dejará de leer lo que has escrito, por muy interesante que sea.
Utiliza marcadores discursivos para que la estructura de tu texto tenga cohesión. La idea es que tu discurso no quede como las instrucciones de un tamagotchi o el prospecto de un medicamento. El texto debe fluir y marcadores como “en primer lugar, asimismo, luego, además, al final, etc”, enriquecen y consiguen que el texto sea agradable a ojos del lector.

Por el momento, hemos acabado con los primeros pasos. No eran tantos ni tan difíciles, ¿verdad? Seguro que incluso ya los conocías. En las próximas entradas relacionadas con la redacción, ahondaremos más en los detalles y hablaremos sobre qué palabras tenemos que evitar y que empobrecen nuestro discurso, cuáles son los marcadores discursivos y cómo usarlos, etc. No olvides que tener una buena redacción ayuda a expresar todas las ideas que llevas dentro. Si lo haces bien, no existirá nadie que cuando te lea, no sea capaz de entenderte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: