Sobrenatural, ¿género o subgénero?

¡Muy buenas a todos! Hoy os traigo una entrada en la que hablaremos del género sobrenatural y cuáles son sus diferencias respecto al género fantástico. ¿No os ha pasado alguna vez, sobre todo si sois aficionados a la fantasía, que hay ciertas historias que no encajan en los preceptos de este género? Por ejemplo, ¿los vampiros podrían considerarse personajes fantásticos? ¿Y los hombres lobo? ¿Por qué las tramas con espíritus y fuerzas del más allá las catalogamos rápidamente en un género diferente al fantástico, pero otros argumentos nos cuesta más clasificarlos?

Para dar respuesta a estas preguntas, primero hay que conocer bien el género fantástico. No nos engañemos, la fantasía no es exclusiva de ambientes medievales o tiempos lejanos al actual. Podríamos definirla, en parte, como madre de lo sobrenatural, aunque este ha adquirido tanta fuerza y presencia en la literatura que ha dejado de ser un subgénero para convertirse en género. La fantasía engloba todas aquellas tramas protagonizadas por seres fantásticos o relacionados con la magia en un mundo donde esta lo rige todo y no es ajena a sus habitantes. Creo que en la entrada de ¿En qué género encaja mi novela? ya lo expliqué, pero, en este sentido, en que las criaturas que forman el universo de la obra no sea ajena la existencia de magia, reside la diferencia fundamental con lo sobrenatural. vampire-539684_640

En la novela sobrenatural, la trama suele desarrollarse en sociedades humanas (muy importante) que desconocen la presencia de seres y cuestiones sobrenaturales. Esto solo lo sabe una minoría de humanos que tienen, por el motivo que sea, relación con esta cara oculta de la sociedad. Por ello, es común que las obras se centren en épocas actuales, donde el desarrollo ha dado lugar al escepticismo imperante de los últimos tiempos. Sin embargo, también puede darse el caso de que la historia date de fechas pasadas, pero siempre todo localizado en lugares reales. Las novelas de fantasía contienen mundos inventados por su creador/autor, mientras que en las novelas sobrenaturales nos encontraremos sitios tan tangibles como Nueva York, Roma o, incluso, tu pueblo. Eso sí, mientras que el ambiente en la novela fantástica puede ser muy diverso, la novela sobrenatural siempre tiene tintes oscuros. La novela fantástica busca aventura, la sobrenatural inquietar.

¿Y qué ocurre con los personajes? A pesar de que en la fantasía oscura es normal ver criaturas típicas del género sobrenatural y de que, por tanto, compartan algunos seres “no reales”, hay ciertos personajes típicos de la fantasía y de lo sobrenatural. Por ejemplo, un dragón sobrevolando Madrid nos haría pensar más bien en una historia de fantasía urbana, mientras que un demonio (como lo puede ser Freis, protagonista de mi novela), un vampiro, bruja, hombre lobo, etc., pueden mimetizarse a la perfección con una sociedad que no cree en su existencia, aunque se muevan entre ellos, por lo que rápidamente los descartaríamos de la fantasía como tal para buscarles otro género: el sobrenatural.

También los aspectos “no reales” son diferentes en ambos géneros. Mientras que en la fantasía la base de la magia suele encontrarse en la naturaleza de diversos modos (maná, esencia, elementos, etc.), en lo sobrenatural las habilidades “especiales” suelen tener más relación con el ultradesarrollo de las capacidades o el control de la energía. Ver en la oscuridad, tener la agudeza auditiva de un gato, leer la mente, absorber almas (energía), poseer gran velocidad, maldecir… son “poderes” presentes en el género sobrenatural.

Por último, respecto a los espíritus y el ocultismo, siempre han tenido relación con lo paranormal y, por ende, lo sobrenatural, ya que ocurre lo mismo que con los seres mencionados anteriormente. Algunos, dentro de una sociedad escéptica, creen en su existencia, pero esta no es aceptada por la mayoría, por lo que su presencia se basa en leyendas, testimonios o experiencias paranormales.

Resumiendo, para saber si estás leyendo, o escribiendo, una novela sobrenatural, fíjate en lo siguiente:

  • Desarrollo del argumento en un lugar real.
  • Presencia de criaturas que por sus características pueden hacerse pasar por humanos comunes.
  • Trama paralela a una sociedad escéptica (no confundir con un mundo paralelo).
  • No existe la magia como tal, sino habilidades ultradesarrolladas, dominio de la energía o fenómenos paranormales.
  • Tintes oscuros.
  • Su fin es inquietar, dar a entender al lector que puede estar conviviendo con gente “no humana”.

Con toda esta información, espero haberte ayudado a distinguir mejor el género fantástico del sobrenatural. Y algo que quiero recalcar y considero importante es que, si bien el terror adopta lo sobrenatural en muchos casos, no todas las novelas sobrenaturales implican que también sean de terror. Así que, espero que te haya gustado esta entrada y, si ha sido así, anímate a darle un me gusta, compartirla y, si eres un nuevo visitante del blog, suscríbete para no perderte nada.

¡Espero verte pronto por aquí! Recuerda: los límites de la escritura y la lectura los pones solo tú.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: