Cuentos: escríbelos y que no te los cuenten

¡Muy buen inicio de semana!

Es posible que, si te gusta escribir, alguna vez hayas sentido la tentación de presentarte a cualquier concurso de cuentos o, a lo mejor, te gustaría publicar tu propia antología o libro como los que leías de pequeño. Sea como sea, si estás por aquí, es porque te interesa el tema, y en este artículo voy a darte las claves para escribir un buen cuento y separarlo de otros subgéneros narrativos parecidos. ¿Te animas? ¡Vamos a ello!

Recuerda: un cuento no es un relato.

El primer error que muchos cometen a la hora de escribir un cuento (y que incluso puede verse en algunos talleres literarios) es confundirlo con un relato. Esto tiene algunas consecuencias directas como, por ejemplo, una mayor extensión y unas características que no son propias del cuento.

Para que lo entiendas mejor: un cuento es un texto narrativo breve, en el que se expone una historia que tiene un final con moraleja y cuyo objetivo es el de dar una enseñanza. El relato, sin embargo, tiene una extensión mayor, pudiendo llegar a las 40 000 palabras, más o menos. En algunos casos, a los relatos más extensos se les llama también novelettes o novela corta, pero no dejan de ser relatos. Para considerarse una novela, tiene que superar esa cifra.

No, lo siento, tu texto de 12 000 palabras no es una novela, es un relato. Cuanto antes lo reconozcas, mejor será para ti y te librarás de críticas por parte de lectores que saben lo que leen y no les gusta que les vendan gato por liebre…

Sobre la extensión del cuento se ha discutido bastante, pero, en mi opinión, lo ideal es que no exceda de las 5000 palabras. Ahora te preguntarás: ¿cómo resumo yo mi historia en tan solo 5000 palabras? Ay, amigo… ahí reside la gracia del cuento, y para poder abordarlo tenemos que aprender a estructurarlo.

Estructura del cuento

Estructurar un cuento no es complicado, pero ¡ojo!, hay que tener en cuenta algunos detalles. Los cuentos se dividen en una introducción, un nudo y un desenlace.

Introducción: es el comienzo del cuento, donde se presenta a los personajes y el problema o conflicto argumental al que se enfrentan. No te detengas demasiado en describir cómo son los personajes o el entorno donde se mueven. En los cuentos debemos dar las pinceladas necesarias para situar los elementos del texto, nada más.

Nudo: se corresponde con el desarrollo de la trama, es decir, las acciones que realizan los personajes para resolver el conflicto. Esta parte, por lógica, es la que más extensión tiene en todos los textos narrativos. No te compliques con diálogos largos o profundos ni estires demasiado la trama.

Desenlace: el final. En él contaremos cómo se ha solucionado el problema (que puede ser bien o mal) y en el que se encontrará la moraleja del cuento. Esta puede ser explícita (la dice un personaje o el propio narrador, dedicándosela al lector) o implícita (se entiende por el contexto). Además, el final en los cuentos tiene que ser SIEMPRE cerrado o autoconclusivo, como prefieras llamarlo.

Personajes en los cuentos

A diferencia de los relatos, en los que podemos extendernos más, y, sobre todo, de las novelas, los personajes de los cuentos son sencillos y planos. No se busca en ellos una complejidad ni una evolución, sino que representen conceptos básicos que reconozcamos fácilmente. Por ejemplo: la bruja=el mal, el niño=la inocencia; el perro=la lealtad. Por supuesto, hay muchísimos tipos de personajes y cada uno de ellos representará lo que el autor desee en sus historias. Lo que tienes que tener en cuenta es que con sus acciones revelen lo que son sin ir más allá. Es decir, la bruja que es mala lo es porque así lo exige el cuento. No le busques motivaciones complejas ni razones que le llevaron a ser la villana. Eso déjalo para las novelas. En el cuento, la bruja se comportará mal y sus deseos serán simples (conseguir un objeto mágico para hacer esclavos a los animales, comerse a los niños porque es glotona, robar juventud a las jóvenes…).

Como ves, estos son solo unos ejemplos, pero creo que te servirán para comprender cómo aparecen los personajes en el cuento.

Temática y diálogos en los cuentos

Temas hay muchos, y algo que debes tener en cuenta es que los cuentos no son narraciones destinadas a un público infantil solamente, también hay cuentos para adultos. Sus diferencias no residen en la complejidad, pues ya hemos visto que el cuento es una narración sencilla, sino en los temas que tocan y el vocabulario que usan.

Aunque ten en cuenta que hay temas considerados «adultos», como la muerte, que también se tratan en los cuentos infantiles. Que sean aptos para un público u otro dependerá de cómo los trates. Los cuentos pueden tener desde un carácter amable o desenfadado hasta uno cruel y realista. En este punto, tú decides qué tipo de cuentos vas a escribir y a qué lectores los vas a dirigir.

Eso sí, tanto si son cuentos infantiles como si no, los diálogos no deben desarrollarse demasiado. De hecho, hay muchos cuentos en los que ni aparece el diálogo. Pero, si tú quieres incorporarlo, ten en cuenta que no debes explayarte mucho en explicaciones.

¿Primera, segunda o primera persona?

Como sucede con los relatos y las novelas, cada narrador tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Una primera persona convierte el cuento en una narración más personal, pero no podrá adentrarse en los pensamientos de otros personajes. Lo mismo sucede con la segunda persona, más utilizada para cuentos epistolares (en forma de carta). La tercera persona, en cambio, da más libertad, porque con ella el narrador puede meterse en la cabeza de otros personajes («pensaba la bruja, soñó el niño, reflexionó el abuelo…»).

Tipos de cuentos

Existen diferentes tipos de cuentos, pero para no alargarme mucho, te contaré los dos más comunes.

Fábula:

Ahora que ya sabes cómo escribir un cuento, me gustaría hablarte brevemente de un tipo que te servirá para titularlos, incluso, si cumplen con sus características. Cuando leemos un cuento cuyos personajes son, principalmente, animales u objetos que se comportan como humanos, lo que tenemos ante nosotros es una fábula.

Obviamente, puedes llamar a tus cuentos como quieras, pero, si tus personajes son de ese tipo, es bueno que sepas que también puedes llamarlos de esta manera. Así, los demás verán que no solo sabes escribir cuentos, sino que además tienes conocimientos sobre ellos.

Microcuentos o microrrelatos:

Tal y como su nombre indica, los microcuentos o microrrelatos son narraciones muy breves en las que la introducción, el nudo y el desenlace se condensan en apenas unas líneas (en algunos casos hasta en una). Llamarlos de una manera u otra no representa ningún problema porque por su prefijo “micro-” ya nos está diciendo que es un texto pequeño.

Este tipo de narraciones suponen mayor dificultad que los cuentos, ya que en su brevedad se encuentra su complejidad. ¿La mejor manera de escribirlos? Organizando las ideas y practicando, teniendo en cuenta que tienen que tener un final que los cierre, tanto de manera explícita como implícita (permitiendo al lector que con su interpretación lo haga) y no confundiéndolos con otro tipo de prosa y mucho menos con rimas o poemas.

Puedes ver algunos ejemplos de microrrelatos con los que escribí para el WRITOBER 2020 de LITERART.

¡Hemos llegado al final! Espero que este artículo te haya ayudado y resuelto dudas sobre escribir cuentos. El mayor problema que presentan es la necesidad de reducir nuestras ideas en una historia breve, aunque, si nos ayudamos de un esquema para ver los puntos más importantes, nos resultará mucho más fácil.

Como siempre, muchas gracias por pasarte por aquí. Si te ha gustado lo que has leído, no dudes en compartirlo en tus redes sociales y no olvides que puedes dejarme en comentarios tu opinión.

¡Muy felices letras y nos vemos en una próxima entrada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: